La imaginación y el sueño, laboratorios de experiencia.

El animal humano requiere de largos años de aprendizaje (aculturación, socialización) para llegar a ser humano. Somos un ser abocado a la acción y la acumulación de experiencia (humana); un ser previsor que anticipamos y nos proyectamos en el futuro, y un ser no acabado, porque hacernos humanos no tiene un final (A. Gehlen). Los humanos tardamos entre una y dos décadas en adquirir la autonomía necesaria para movernos por nuestros mundos sociales. A diferencia de los llamados “hábitats naturales” (ecosistemas), los mundos humanos, tan plurales y tan diversos, a menudo cambian a gran velocidad y su naturaleza, lo que son, depende de nuestras interacciones-de nuestros vínculos-y de nuestras acciones en el entorno.


Hacerse adulto, hacerse un ser social, conlleva este largo aprendizaje en el que un elemento importantísimo es saber ponerse en el lugar del otro. Ponerse en el lugar del otro es saber interpretar su mente y sus sentimientos. “Sé que tú sabes que yo sé” (la dialéctica hegeliana del amo y el esclavo) y simpatizar con el otro (“saber que siento como tú sientes” o “sentir que siento como tú sientes”). Lo que llamamos “tener experiencia de la vida” no es otra cosa que este proceso que nos permite entender a quienes nos rodean y actuar conjuntamente. Es evidente que los vínculos emocionales juegan un papel fundamental en este proceso que tiene lugar a lo largo de la vida pero que en la infancia tiene un momento fundamental, guiados por la experiencia (humana) de los “otros significativos” (padres, hermanos o seres más cercanos). Acumular experiencia, conocer el mundo en el que vivo, implica para los humanos un aprendizaje conjunto. Sólo podemos reconocer las emociones que sentimos junto con los demás (que nos enseñan el nombre y el contenido de eso que sentimos). De hecho, este aprendizaje nos liga indisociablement a los demás, compartimos un mundo de significados y aprendemos a reconocer lo que es valioso. Seguramente, sin emociones las cosas y las personas no nos importarían demasiado. John Elster afirma que las emociones son la materia de la vida, el vínculo más importante entre las personas y lo que nos ata a las cosas.

En este largo proceso de aprendizaje y humanización, intenso en la infancia pero que como hemos dicho se alarga toda la vida, el papel de la imaginación y los sueños es fundamental. Por un lado, podemos considerar los sueños (N. Humphrey) como un laboratorio de experiencia humana. A menudo, los sueños nos permiten vivir y experimentar situaciones en las que nunca, o aún no todavía, no nos hemos encontrado. El sueño nos permite generar situaciones (vitales) nuevas donde poner a prueba nuestra capacidad de reacción o de experimentar con las emociones que nos suscitan. Despertados los sueños por los deseos, la cotidianidad vivida o las narraciones que nos han hecho del mundo nos permiten experimentar con diferentes escenas de vida. Un sueño nos puede transformar, darnos la clave de una decisión, mostrarnos aquello que nos asusta o hacernos buscar lo que amamos.

La imaginación es la pieza clave en muchos de estos procesos de aprendizaje vital y emocional. No importa si lo que imaginamos (como ocurre claramente en el sueño) es o no es una ficción, porque lo que imaginamos tiene la capacidad y el poder de suscitar nuestras emociones. Si lo que imaginamos es un monstruo o la muerte de un ser querido y nos asusta, tanto si es un imposible como un hecho posible o pasado, las emociones que nos suscita son “reales” y vividas como tales emociones (dejamos para otro momento la discusión sobre las “emociones ficcionales”). El laboratorio del sueño y el laboratorio de la imaginación (hay quien lo llamaría “soñar despierto”) nos permiten aumentar nuestro vasto campo de experiencia humana. El experimento imaginativo, como ocurre en muchos juegos infantiles, puede tener un valor instrumental, claro está, pero también-también-teñir de significado nuestras experiencias.

Anuncios

Acerca de comemo3

Sociology of Emotions - Research Group
Esta entrada fue publicada en Comentario. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s