“El amor es un juego solitario”

El amor nos une a los seres queridos; atrae, enreda, ata.  A nadie se le escapa que los enamorados anhelan el abrazo, que una caricia alivia el dolor y que el olor del amor penetra hasta el corazón. Los amantes se pertenecen porque les gusta saberse uno del otro; “mío” ,“tuyo” son susurros frecuentes. Quien se enamora y se sabe correspondido es capaz de romper con todos los lazos que le atan a si mismo y a su pasado para lanzarse junto al otro hacia delante. El amor compartido promete la felicidad. En nombre del amor, o por amor, se rompen lealtades, cadenas y se buscan supuestos horizontes de felicidad. El amor, tanto presente como esperado, y aún más cuando se aspira a él que cuando se tiene, da sentido a la vida.

Y sin embargo, el amor es un juego solitario. Es como el ajedrez: puede jugarse en pareja, ese es el mecanismo del juego, pero consiste en pensar qué pensará el otro para responder a su movimientos, para obligarle a ellos o para sorprenderle. El objetivo del amor, a diferencia del ajedrez, no está prefijado y responde a valores culturales, a canales sociales y a gustos personales. En el amor no hay un claro objetivo y en buena parte es imaginado.

Qué sea el amor en tanto que emoción que guardamos con celo en la caja secreta del corazón, como un animalillo inquieto, es difícil saberlo. Pero nos gusta contemplar y observar sus movimientos, su afán, mientras miramos al otro, nuestro amante, que también está observando su animalillo en la caja secreta de su corazón, escondida a cualquier otra mirada que no sea la propia. Creemos que compartimos un secreto, un mismo objeto, y confesamos que eso tan preciado es lo que nos hace decir “te quiero” y nos complace saber que el otro también siente como yo y me lo confiesa como debe hacerse, “yo también te quiero”. Pero podría ser que cada uno tuviera una cosa diferente en la caja. Como diría Wittgenstein, la cosa que pueda haber dentro de la caja – y podría estar vacía- no pertenece de ninguna manera a nuestro universo de sentido y de significado (al juego del lenguaje en términos de Wittgenstein –Investigaciones filosóficas, parágrafo 293).

Cuando estamos solos, separados de nuestro amante o porque no lo tenemos, imaginamos todo lo que el amor nos puede ofrecer. ¡Y puede mucho el amor! ¿Quién duda de ello?

El amor, puede ofrecernos lo que somos capaces de pedirle y esperar de él. No todos le pedimos lo mismo, pero todos estamos sometidos a los límites de nuestros posibles, los limites de nuestro deseo, de nuestra imaginación, de nuestra realidad.

Esto es, al amor le pedimos lo que creemos que puede darnos, lo que nos han enseñado que puede o debe darnos. Qué sea aquello que significa el amor (y lo que podemos esperar de él) poco tiene que ver con lo que pueda haber dentro de la caja, la de nuestros supuestos sentimientos.

Claro, pues, que el que ama quiere estar junto al amado, besarle, tocarle, escucharle, olerle… Pero el enamoramiento y el amor, en todo su proceso, es un juego solitario en el que la imaginación ocupa el lugar de la realidad.

Soñamos el amor futuro, lo creamos a la medida de nuestras expectativas y deseos y experimentamos sus posibles resultados. Nos enamoramos de imágenes, de (re)presentaciones. Son promesas con las que esperamos dar sentido a nuestras vidas, revolucionar lo anodino que hay en ellas. Esperamos las palabras, la presencia, los besos del ser amado. Nos regocijamos en ellos aunque nunca acaben llegando. Pensamos en lo que el amor pueda darnos. ¿A qué podemos aspirar? ¿Qué amor? ¿Cuántos cuerpos podemos todavía abrazar?

Y también, como nos cuentan algunas de las personas que hemos entrevistado, recreamos con palabras, a través de imágenes i bits, las caricias que recordamos, los olores, los abrazos. Sexo virtual, amor imaginado.

Anuncios

Acerca de comemo3

Sociology of Emotions - Research Group
Esta entrada fue publicada en Comentario. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s